Primer Congreso Nacional de Cambio Climático

25 al 28 de Octubre. CREDIA, La Ceiba.

La biodiversidad marina y costera de meso América es una de las más altas del mundo, la región comprende una amplia gama de ecosistemas, desde arrecifes de coral, lagunas costeras, bosques de hoja ancha hasta bosques de manglar y humedales entre otros.

Honduras posee una longitud costera e insular de 1.006 kilómetros, albergando 23 áreas protegidas marino costeras ubicadas tanto en el litoral Atlántico y Pacífico del país. Con 17 AP declaradas con una área de 966,857.071 has, las cuales corresponden al 24% del 4.1 millones hectáreas que comprende el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAPH).
La Secretaría de Recursos Naturales, Ambiente y Minas (Mi Ambiente) a través del Proyecto “Fortaleciendo el sub-sistema de las áreas marinas protegidas” se encuentra desarrollando acciones de manejo y conservación de las áreas marinas protegidas en el litoral atlántico de Honduras.
Una de las acciones claves previstas en dicho Proyecto lo constituye el “Diseño e implementación del sistema de monitoreo de los ecosistemas marinos y costeros del subsistema de las áreas marinas protegidas”.

Como todo sistema, en su diseño se han de considerar los elementos generadores de información que se traduzcan en un claro conocimiento del estado actual de los ecosistemas, y como estos responden y evolucionan a las múltiples presiones a las que son sometidos constantemente. Es por ello que aprovechando las fortalezas del CREDIA a través del ONCCDS, se ha establecido una alianza con el Proyecto Marino Costero para el diseño y la puesta en marcha del sistema de monitoreo, a partir de la documentación de un marco de indicadores vinculados a los principales ecosistemas y sus objetos de conservación, lo cual será posible únicamente con la colaboración de todos los actores involucrados en el manejo y conservación de los mismos.

El proyecto tendrá una duración de dos años, el primero para el diseño (2016-2017) y el segundo de implementación (2017-2018).